Deportes

El Tubazo TV | Juicio Oil: exejecutivo desmintió que Deloitte hubiera objetado deuda

Venezuela
Nacional recibirá a Peñarol en el Gran Parque Central

“Lo tendría que haber manifestado en el informe del balance. No hay nada manifestado ahí”, respondió el testigo. Un rato antes había mencionado que Deloitte no había hecho salvedades sobre el pago de impuestos sino por los planes de negocios de las compañías relacionadas. Y lo justificó aduciendo que en realidad lo que los auditores no habían podido analizar fueron los balances del resto de las compañías y que habían solicitado tenerlas como “clientas” pero que esto hubiese retrasado el análisis respecto a Oil y que se descartó para esa oportunidad. El memo en cuestión era de noviembre de 2015. Y existe otro donde supuestamente se señalaba la caída de planes –en abril- sobre posiciones que vencían en junio, una ausencia de correlación extraña.

Hubo otro asunto recurrente motivado por los préstamos entre compañías donde volvieron a exhibirle un correo electrónico interno. “Son escenarios”, respondió el testigo sobre el contenido de un texto críptico. “Sí devengaban intereses (los préstamos entre las firmas relacionadas) y así están declaradas. Fueron facturados y están en los balances”, reafirmó. El turno siguiente será el del responsable financiero del Grupo Jorge Berro Madero cuyo interrogatorio comenzó ayer y se extenderá la próxima audiencia.

Desde la elevación a juicio, los préstamos intercompanies han sido un tema recurrente en el debate, asociados a la deuda de ITC que estaba en planes de pago de AFIP. Sin embargo, De Sousa graficó que Oil “prestaba más” que el resto de las empresas porque era “mayor envergadura y facturaba u$s1.500 millones por año, un equivalente a $150.000 millones”.

Informate más Oil Combustibles pidió concluir su quiebra por “avenimiento” tras el aval del 99.95% de los acreedores Pero además agregó que la firma había recibido capitalización por parte de los accionistas y había accedido a créditos del sistema financiero por montos similares a los que aparecían como incremento de préstamos. También relató –a preguntas de las defensas- el caos en el que quedó sumida la petrolera al momento de la publicación de la nota periodística en torno a la supuesta deuda de $8 mil millones, con proveedores que exigían pago al contado de los insumos clave y congelamiento de cuentas bancarias que impidieron su operatoria normal y la hicieron colapsar.

“Las declaraciones juradas (del impuesto a los combustibles) siempre se presentaron del primer día al último, en tiempo y forma. Y siempre se iban cancelando. Se produjeron cancelaciones con planes de pago y al contado. Se pagaban los anticipos y se hacían pagos parciales. Siempre estaba la voluntad de pago. Se habían pagado $7 mil millones y dentro de esos panes de pago se iban cancelando. Además tenían un interés, y en concepto de intereses se pagaron más de $1500 millones”, ratificó el exejecutivo bajo juramento.

Su declaración coincide con lo expuesto por otros exempleados de la petrolera respecto de la forma de trabajo que existía dentro del Grupo, su estructura organizacional y cómo se consolidaban saldos entre las empresas bajo el régimen de “caja única”, que también había sido eje de cuestionamientos. Los fiscales insistían ante cada “no recuerdo” del testigo sobre algunas decisiones o consultas que se intercambiaban con el área de impuestos y volvieron a desplegar la serie de correos electrónicos secuestrados a Oil, donde se mencionan intercambios respecto al tema tributario y hasta en uno se hace énfasis en la necesidad de pagar ese mismo día para no correr riesgo de la caída de uno de los planes especiales por el Artículo 32 que están en juicio.

“¿Quién decidía y de que área si determinada posición se pagaba o no?”, preguntó la fiscalía . “Se presentaban siempre y se iban cancelando en que la situación financiera y económica así lo permitía. No es que había disponibilidades y alguien decía ´no canceles´. Si no se cancelaba era porque no estaba la posibilidad de hacerlo”, respondió De Sousa desestimando que existiera una acción u orden deliberada para evitar el pago, también uno de los puntos en los que se apoyaba la acusación.

Pero uno de los pasajes más relevantes de su declaración fue referido a la auditoría externa de Deloitte cuyas observaciones fueron insumo para la AFIP de Alberto Abad como para la instrucción de la causa. Al testigo le exhibieron una serie de puntos que habían enlistado los auditores y le preguntaron cómo había reaccionado ante esas conclusiones.

“Ese memo de Deloitte no nos fue elevado”, aseguró de modo enfático. “Mantenían reuniones pero que enviaran borrador de balance, pero no nos enviaban memos”, desestimó. Ese “memo” referido al tema impuestos había sido uno de los papeles de trabajo que la justicia secuestró en Deloitte pero que finalmente no integró ninguno de los informes que presentaba la auditora externa.

“Lo tendría que haber manifestado en el informe del balance. No hay nada manifestado ahí”, respondió el testigo. Un rato antes había mencionado que Deloitte no había hecho salvedades sobre el pago de impuestos sino por los planes de negocios de las compañías relacionadas. Y lo justificó aduciendo que en realidad lo que los auditores no habían podido analizar fueron los balances del resto de las compañías y que habían solicitado tenerlas como “clientas” pero que esto hubiese retrasado el análisis respecto a Oil y que se descartó para esa oportunidad. El memo en cuestión era de noviembre de 2015. Y existe otro donde supuestamente se señalaba la caída de planes –en abril- sobre posiciones que vencían en junio, una ausencia de correlación extraña.

Hubo otro asunto recurrente motivado por los préstamos entre compañías donde volvieron a exhibirle un correo electrónico interno. “Son escenarios”, respondió el testigo sobre el contenido de un texto críptico. “Sí devengaban intereses (los préstamos entre las firmas relacionadas) y así están declaradas. Fueron facturados y están en los balances”, reafirmó. El turno siguiente será el del responsable financiero del Grupo Jorge Berro Madero cuyo interrogatorio comenzó ayer y se extenderá la próxima audiencia.